Home

la-creacionEs muy raro encontrar a alguien que afirme que la perfección existe. Pero aún así la gran mayoría, en especial los ávidos lectores de autoayuda, crecimiento personal o cualquier otra charlatanería infantiloide, cree que hay que transitar hacia ella porque “la perfección es un camino y no una meta”, o cualquier otro argumento de calendario.

Aunque crea que esta es una estéril contradicción, pues en vano se persigue lo que se cree que no existe, no por eso mi posición al respecto es menos contradictoria, aunque al menos sí consciente del verdadero significado de la fulana “perfección”.

Y es justo en el desconocimiento de ello que radica la contradicción arriba planteada y tan extendida en el vulgo (la multitud). Es precisamente porque somos perfectos que somos tan “imperfectos”.

En el lenguaje común la perfección significa que no hay defectos, de hecho ambos vocablos son antónimos: per-fecto (posee cualidades) y de-fecto (le faltan cualidades). En su sentido primigenio, ambas son cualidades metafísicas (sobre el ser) y no éticas o morales. Por ejemplo, un perro es perfecto y si cumple con todos los requisitos para ser un perro, lo demás es invención moralizante de la chusma “perfeccionista”. Un píncher no es menos perfecto que un pastor alemán, a menos que le falte una pata o sea ciego, esas son imperfecciones.

En este sentido, los seres humanos somos perfectos, porque poseemos las perfecciones que nos hacen serlo: cuerpo y mente con sus funciones, un ciclo de vida, creencias, necesidades…tan pronto un ser vivo que se llame humano deje tener algunas de estas perfecciones, deja de ser humano. En otras palabras, somos humanos porque tenemos las perfecciones (características o determinaciones) que nos hacen ser humanos y no otra cosa.

Hasta aquí todo parece fácil. El problema se presenta si llevamos este concepto hasta sus últimas consecuencias. El homo sapiens (animales dizque racionales) tiene “deberes” que si no cumple los deshumanizan. Así, se diría que un asesino es un humano pero defectuoso, porque no cumple con las condiciones completas para ser humano: no matar, amar al prójimo o no hacer con los demás lo que no le gusta que hagan con él. El borracho que le pega a su mujer y abusa de sus hijos sigue siendo hombre pero muy defectuoso porque “le faltan” (defecto) requisitos para ser humano a cabalidad. Lo mismo aplica para la pareja infiel, el trabajador flojo, etc. Cualquiera de nosotros podría verse en ese espejo. De alguna manera todos carecemos de perfecciones.

En conclusión, somos perfectos porque estamos delimitados a ser humanos y no otra cosa, pero a la vez defectos (o defectuosos), porque no siempre somos lo que deberíamos ser.

Entonces, ¿quién es realmente perfecto y no tiene defecto alguno? Si su respuesta es “Dios”, se equivocó de aquí a la China. Si Dios fuese perfecto no sería Dios, pues estaría limitado a ser algo, porque las perfecciones son cárceles que condenan a ser algo y no otra cosa. Según tengo entendido Dios es eterno, no tiene principio ni fin, por tanto no tiene perfecciones, es totalmente defecto (o defectuoso), no es hombre ni mujer, es amoroso y castigador, nada lo define, es simplemente Dios y nosotros seres perfectos carentes de tantas otras perfecciones y por tanto, según el lenguaje vulgar, “imperfectos” o más bien defectos (o defectuosos).

Anuncios

Un pensamiento en “La paradoja de la perfección

  1. Ser un humano es lo que tenemos que descubrir y experimentar en libertad.
    Cuando comprendamos nuestra real capacidad mental, emocional y fisica, emigraremos a otro homo mas equilibrado, mas desarrollado, mas adulto.
    Ese crecimiento decanta en una transformacion. ¿Tiene fin?
    ¿querran todos ese cambio? ¿O preferiran el mundo de la confusion, la dualidad separatista, la jerarquia, inseguridad y de los impulsos inconscientes?
    El salto es progresivo y cada etapa tiene que vivirse. Dentro de la libertad se encuentra la posibilidad de avanzar, permanecer o retroceder y tiene que existir un mundo para esos humanos.
    ¿Un mundo para todas las humanidades?
    ¿Como se organiza un mundo asi sin separacion?
    ¿Seria nuestro sistema de orden mental actual, (interno y externo) capaz de adaptarse a ese cambio?
    ¿es tambien nuestro sistema el cuello de botella?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s