Home

A no ser que en los próximos días salga a decir que sus palabras fueron sacadas de contexto, basaré la reflexión de hoy, sobre un tema que hemos tratado en este espacio otras veces, sobre el fracaso del comunismo como sistema, en las palabras de Fidel Castro, líder de la Revolución Cubana y actual primer secretario del Partido Comunista de la isla, quien en una reciente entrevista ha hecho saber lo que otros, y no precisamente por brujos, venimos advirtiendo desde hace unos años: “El modelo cubano ya no funciona ni siquiera para nosotros”.

Y empiezo el nuevo calendario volviendo sobre este tema por la pertinencia histórica para Venezuela. Porque a pesar de que ya antes la Unión Soviética se derrumbó ante la pretensión de convertir la utopía del comunismo en un sistema social, político, económico y cultural practicable, nosotros hemos tenido la brillante idea de asumir semejante infantilada conceptual y ahora pagamos las consecuencias. Tengo mi propia tesis al respecto, pero falta saber si tardaremos tanto en aprender como los chinos, y al parecer ahora los cubanos, que una economía controlada (que no es lo mismo que fiscalizada) por el Estado, no es más que una máquina de corrupción y retroceso.

Supongo que no fue la mala intención sino ignorancia o falta de referencia histórica por ya ser él mismo parte de ella, que el antillano de la barba y ropa oliva no pudo prever que a sus 84 años se daría cuenta y pronunciaría tal reconocimiento. Como tampoco sé si sean la mala intención, compromisos cognitivos o falta de luces, los que en la situación actual, con la inflación, el dólar paralelo, la violencia y la escasez por las nubes, hagan que un presidente dedique una rueda de prensa más a despotricar del capitalismo, de Lorenzo Mendoza y de la burguesía (propietarios de pequeños y medianos negocios), que a hablar de los temas que realmente urgen. Tal irresponsabilidad puede deberse a incapacidad dialéctica como a culillo ideológico.

  Y no es para menos. Después de tanta arenga vacua ¿con qué cara sale Nicolás a decirle “al pueblo” que ese “mecanismo perverso del capitalismo” de los peajes en las carreteras, será retomado por él, hijo y heredero político del que así denominó a los peajes? Si algo le reconozco a Castro es que al menos lo ha dicho de frente, aunque no sé si su retracción sea del conocimiento de sus compatriotas, puesto que las declaraciones se las dio a periodistas norteamericanos y su difusión se ha hecho sobre todo en Internet, medio al que apenas el 5% de los cubanos tiene acceso.

Mucho menos saldrá el flamante primer mandatario nacional a anunciar devaluación, aunque igual la aplique, como ya lo ha hecho, por debajito, como tampoco implementación de nuevos impuestos o el incremento de las bases imponibles. Que reconozca que este socialismo del siglo XXI, vulgar copia disfrazada de sistemas fracasados, no es aplicable, es sencillamente muy grande para el mostachudo.

No hay peor ciego que el que no quiere ver. Acosar al empresario, sea del tamaño que sea, controlar (y no fiscalizar) la economía, expropiar, aplanar y pulverizar, son todos verbos muy propios de las revoluciones, inclusive de derecha, y caracterizan a los sistemas fracasados que no pueden sostenerse en el tiempo.

El problema es que cuando los poderosos “se dan cuenta” o no pueden sostener más sus sistemitas caducos, ya varias generaciones han tenido que comer el cable parejo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s