Home

Alguien dijo que la única diferencia

entre un niño y un adulto

es el tamaño de los juguetes que usa.

Otros que el desarrollo psicológico en la infancia

determina la personalidad del futuro adulto.

Pero hay quienes llegamos al extremo

y consideramos que en realidad la vida solo es la niñez

y el resto solo una prolongación o consecuencia de ella.

Creemos que con los años logramos autonomía

pero el tiempo solo nos permite cambiar de cárcel.

Pretendemos que “maduramos” y “salimos al mundo”

pero, tras cada fracaso buscamos nuevos refugios que calmen al angustia.

De niños maximizamos las dificultades

pero de adultos también,

nuevas, pero dificultades al fin.

En la escuela nos fastidiaba el peleón,

ahora lo hace el malandro.

Lo acusábamos con mamá o la maestra,

hoy buscamos padrinos y compadres que nos protejan.

Le dábamos órdenes a muñecos y mascotas,

que fueron sustituidos por hijos.

Jugábamos “papá y mamá”, igual que hoy;

También “policías y ladrones”.

Si ayer nos desilusionaron nuestros padres

develando la verdad del cuento de Navidad,

hoy lo hacen los infieles, los malapaga,

los gobernantes y religiosos corruptos,

y los productos que no funcionan como en la tele.

Pero a pesar de todo nos volvemos a esperanzar

como si de un caramelo o un juguete se tratara.

Siempre somos niños.

Solo algunos logran madurar

cuando viven sus últimos suspiros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s