Home

Para comprender la reflexión de esta semana pido anticipada disculpa por el tono de las expresiones utilizadas y aclaro que se trata más de una crítica a nuestra cultura que al comportamiento individual de ninguno. De modo pues que no es una referencia a alguien específico sino una crítica a todos como venezolanos, lo cual no implica que haya excepciones al vicio que aquí me propongo denunciar.

Y es que el trillado tema del clientelismo está más vigente que nunca. Hasta la saciedad los intelectuales han
advertido que la expresión por excelencia de la podredumbre sociopolítica de la IV República la constituyó el
enfermizo control que AD y COPEI ejercieron sobre el pueblo (sus votos) mediante la latica de zinc, los bloquesitos y la bolsita de comida, es decir, mediante el bozal de arepas, limosnas, sobras de la renta petrolera.

Así como los adecos manipularon el voto popular durante décadas mediante esas prácticas clientelistas, donde cada proceso eleccionario se convertía en una fiesta de promesas incumplibles, hoy, en septiembre de 2011 (a poco más de un año de las próximas elecciones presidenciales) el gobierno de una potencia petrolera como Venezuela misteriosamente empieza a darse cuenta ¡después de trece años!, del problema de la vivienda. Ante este hecho insólito no puedo menos que sentir indignación, decepción, coraje y desesperanza, pues el pueblo sigue encerrado en el círculo vicioso que lo tambalea entre la ignorancia y la necesidad, nunca atacada la primera ni totalmente satisfecha la segunda, convirtiéndolo en marioneta de los mentirosos de turno.

¿Por qué un gobierno que se llama socialista espera unas encuestas desfavorables y un período eleccionario
para reconocer un problema estructural de satisfacción tan necesaria como la vivienda? ¿Por qué tantos
venezolanos han vivido arrimados, alquilados o indigentes durante estos trece años de Revolución Socialista
irónicamente esperando lo mejor de esta? La razón: aun vivimos la cultura de la limosna, y aunque suene dduro, no hay limosna si no hay en el suelo, arrastrándose, un mendigo que la necesite y sobretodo que la
reciba.

Por miserable que nos parezca la figura del mendigo y la limosna es la que mejor se ajusta a este vicio de
esperar que los gobiernos solucionen mágicamente nuestros problemas. Como dice el dicho: una limosnita no
enriquece ni empobrece a nadie, es decir, no soluciona nada. ¿Por qué entonces seguimos los venezolanos arrastrándonos y extendiendo nuestras manos vacías de bienestar y llenas de esperanza hacia un
autodenominado indispensable líder que no ha solucionado en trece años nada de lo que criticaba de los
cuarenta anteriores y aún sigue culpando a la historia de la insuficiencia, necedad y estupidez de su ideología
comunista? ¿Será posible solucionar un problema nacional tan complejo como el de la vivienda en poco más
de 365 días?

No será la primera vez en estos 53 años de comiquitas democráticas que miles de venezolanos esperen ver
satisfecha una necesidad tan importante como lo es TENER UN TECHO PROPIO. La indignación me lleva a
esperar que por primera vez los venezolanos demostraremos que no somos mendigos que esperan una
limosna, sino seres pensantes que se procurarán nuevos líderes que resuelvan los problemas estructurales de
vivienda, seguridad, empleo, salud y educación planificando y no improvisando ni expropiando, respetando y
no manipulando con falsas promesas en períodos electorales, escuchando y no parloteando sin parar,
incluyendo propuestas y no creyendo ser dueño del país.

Salgamos de la indigencia cultural y exijamos respeto, necesitamos un líder nacional obediente a la voluntad del pueblo y no alguien que nos trata como a mendigos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s